Etiquetas

Nicos 6

Nos preguntábamos qué tendría que hacer el chef  Gerardo Vázquez Lugo del Restaurante Nicos, para ser admitido en la listototota, cuando reúne y supera todas las características necesarias para representar a la cocina mexicana en cualquier foro mundial. Pues bien. El club de Tobi, los dioses del olimpo, el grupo de cuates, o como anticipen involucrarlos en su vida,  en un momento de lucidez, no buscó otro salvador más para México, buscó a un cocinero indiscutible, experimentado y talentoso,  y hubo de abrir las opciones, para ganarse un poco de credibilidad. Un chef que supera en calidad y sustento la cocina de algunos de la lista, finalmente será reconocido y ungido. (aunque la lista seguirá siendo, como dice Ferran Adrià, la lista asesina) Esperamos que por lo menos, lo pongan delante de Rosetta, porque no merece menor colocación…

Digamos que GOURMAND no es de los proyectos que el chef percibe con afinidad, lo respetamos, pero Gerardo no puede negar nuestra lealtad a su cocina y a su persona, como representante de autenticidad y sazón mexicanas, desde hace varios años.

La Secretaría de Turismo, hará bien en apoyar la carrera de este cocinero, que si sabe, si aporta y si conoce. Que prepara y promueve cocina a precio justo y entrega sabores a México, sin espumitas, sin jardines insulsos, ni joterías adicionales que poco aportan y menos engañan. Vamos, más Nicos y menos salvadores, ¡hombre!

Esta era nuestra reseña de Nicos, hasta hace pocos días…

Nicos -1


EL MUNDO VISTO DESDE NICOS. UN JOVEN DE APENAS 68 AÑOS

En Nicos hay ejercicios que dignifican y honran, a cada paso, las virtudes de la cocina entrañable y tradicional. Se come bien, pero cada día se come mejor. Llegas a Nicos con confianza, a sabiendas de que encontrarás algo, o muchas cosas que seguro te encantarán. Cuando entras a su comedor, tienes la sensación de que el tiempo poco importa.

Es un sentimiento envolvente que te lleva a la mesa y te hace rascar en memorias que considerabas perdidas. Y no es el lugar, que no es tan “fancy”, es el ritmo de la mesa, de la cortesía con que el capitán te recibe, o el de la jarra que traza un chorro blanco desde lo alto para servir el lechero 50 centímetros abajo. Es un acto simple, imperdible y evocativo. A tus espaldas, en la mesa aguarda el pan con natas de los vecinos, que cotorrean sabroso; y en la de allá celebra una familia de manteles largos. ¿Qué más se puede pedir a la vida?

Lechero en Nicos -1

Todo en Nicos, de Gerardo Vázquez Lugo, habla de cocina y entendimiento, de honestidad y respeto. Desde la trilogía de gorditas de la mañana; los huevos Azcapotzalco; las enchiladas Nicos, o cualquier otro plato, se dibuja un perfil casero, que en su página web reconocen y promueven.

Mezcal Nicos

En Nicos hay magia y está en las formas y los modos. En el esmero con el que te presentan la lista de mezcales, bien provista y definida. Aquí se presume es el rescate de recetas; la cualidad orgánica del producto; la necesidad de investigar y profundizar en platos que cuando llegan a tu boca te explotan, ofreciendo incluso mejores sensaciones que las que obtienes en sitio de chefs muy famosos pero impagables. Y su sopa de natas, y sus enchiladas, y el banquete de gusanos; sus carnes sazonadas con salsas que revelan el origen de la tierra y la esencia. Todo ello no es un resultado fortuito, es producto de años y años de experiencia y estudio.

Gusanos

¿Que qué le recomiendo comer? La lengua en cuñete  es exquisita, pero el chamorro para taquear se vuelve una experiencia portentosa; la sopa de natas; el chamorro, y sus frijoles; las enchiladas Nicos, bien gratinadas; sus tortillas de masa fresca, su pan, en fin, todo es una fiesta.

Lengua Nicos -1

Av. Cuitláhuac 3102, Clavería, T. 5396 6510

César Calderón