Etiquetas

, , , , , , ,

La Docena Callo -7

La Docena es justamente el tipo de sitio que se antoja siempre que surge el “antojo”; vamos, cuando tienes ganas de algo rico para compartir en mesas cargadas de gente entrañable. Es básicamente un restaurante para amigos con tragos de diseño, ideas creativas, una facha rústica que excita el paladar y una cocina que cumple con cualquier exigencia, empezando por el producto.

La Docena Tostadas -8

De una tostada a un pulpo bien presentado; de una barra de cruditées a una carne bien portada, o de plano una burger con arquitectura interesante. Le llaman oyster bar, pero creo que el nombre le queda chico. Nos gusta definirla como una cantina urbana de mar, con algunos detalles de tierra. La colección de bocados que oferta es fascinante.

SAMSUNG CSC

SAMSUNG CSC

Se va a estacionar en La Roma, luego de abrir un par de restaurantes en Guadalajara en los que pasada la media tarde, siempre hay cola. La receta para el éxito de este negocio, dice Tomás Bermudez, el chef y creador del concepto es: “ofrecer comida sencilla con buen producto y darle gusto a la gente con buenas calidades en diseño y materia prima. “Básicamente no inventamos nada”.Pulpo en la docena -6

Pero a la mesa todo se siente a muy buen nivel, muy rico y jugoso. Siempre con una buena vista, las viandas llegan a saturar la mesa y llenarte los ojos de voracidad, mientras las parrillas escupen cortes, pescados y mariscos. Inicia con los frescos, claro, con una docena de ostiones, mientras estudias la carta, a la que usualmente no le descifras el potencial real sino hasta la tercera visita, o cuando ves pasar platos y quieres pedirle al mesero que te los enseñe antes de entregarlos.

La Docena Cruditees -12

Y realmente no hay más que hablar porque todo sucede en la mesa al ritmo y aunque Tomás es un experto en la parrilla y estudió buenas técnicas con Berasategui, entre otros sitios, lo que sobra en todo esto, es sabor.

La Docena Ostiones -10

De manera que creo que la receta adecuada para invadir este rincón es montarse una incursión absolutamente indulgente y empezar por los crudos, como sus exquisitos ostiones (como ves hay varios); saborear por ahí algo que truene; pedirse algún pulpo o atacar un buen pescado para compartir, y finalizar con algo de carne.La Docena -4

En el trayecto habrá demasiada tentación porque justamente lo que enamorará al comensal defeño será la sencillez de las preparaciones, pero, sobre todo, los logros en boca. Añade un gran ambiente, una escena rústica, y un servicio, que, llegado el momento, será muy enterado y expedito, como el de Guadalajara.

La Docena Burger -12