lalo

Un desayuno en Lalo! Es una experiencia luminosa. Con un zumo de manzana fresca de Chihuahua, para empezar, y unos tacos de lechón por los que puedes matar; con un pan horneado allí de singulares tamaños y uno de los mejores representantes del pan francés en México; con unos frijoles entonados con hoja santa y unas quesadillas de huitlacoche que te ca….! Y café, un buen porrón de café negro…

 

Lalo French -4

No hemos podido evitar regresar a este sitio cotidianamente. Siempre encontramos al chef en la cocina, o muy cerca de ella. Eso te paga la cuenta, es cocina seria, que no necesita premios ni portadas de revista, y está en todas. Difícil reseñarlo porque siempre el comentario se quedará corto. La dinámica de esta cocina supera las expectativas.

No bien regresas por un plato cuando ya lo cambiaron, pero metieron otros al menú que los superan, o por lo menos te dejan con ganas de regresar… Y entonces entiendes… pocos como él, con los tamaños y el sabor que provoca.

huevos rancheros con chorizo -6

 

Lalo! Es un digno compañero de espadas de su hermano Maximo Bistrot Local. Mismo chef, mismas intenciones en alcances culinarios; mismas calidades pero un perfil mucho más informal todavía. No hay de otra, cuando todo el restaurante se centra en una mesa larga como la cuaresma, que acomoda a propios y extraños uno junto al otro, obligando a los asistentes a corresponder el saludo, y a veces hasta una que otra vianda.

Albóndigas de cordero -2

En ese ambiente de barrio íen donde circula uno que otro perro ladrón, Eduardo García ha logrado constituir el culto a la perfección de la cocina amable, franca, de sabores concluyentes. Y hay de todo, lo dicho y lo que explique el pizarrón, que cambia con tanto dinamismo como circula el servicio en esta mesota.

Atún en lalo

Es fácil volverse fan de éste sitio. No es sólo el nombre o la pose por saberse  de moda, si fuese el caso. Es que Eduardo sabe llegar al paladar, con bocados que estudia y repasa hasta que le salen como debe. Y lo exige a sus cocineros y se lo exige a si mismo, como cuando sacó las pizzas. Para cuando volvimos había una de lechón que te mataba…

Pizza de lechon

Hay muchas cosas que se hacen aquí, como ciertas carnes frías, el pan, las tortillas y productos de mucha importancia para conceder el sabor que presenta en platos.

LALO! callo

 

Las flores de calabaza rellenas son exquisitas, pero su callo es un plato digno de un lugar inserto en otro sitio de más encomienda y lujo; pero es de ahí, como muchos otros; con calidades de pescado indiscutibles, carnes finas y muchos arrumacos para establecerse, aunque el compañero de al lado te de la espalda para delimitar su espacio. Prueba una galleta sustentada por salmón ahumado, o sus chilaquiles con una salsa inédita. Los tacos de lengua, y los de escamoles, los pescados a la cena, y hasta el pollo frito. Cada cosa que te llevas a la boca tiene significado y sabor.

Zacatecas casi esquina Tonalá, frente al Máximo Bistrot