HUNAN pato -3.jpg

La proyección mediática de Hunan es ínfima. Los enjambres de twitteros prácticamente nunca son invitados, y la presencia del restaurante en redes es casi nula. Pero el establecimiento presume una clientela asidua a una cocina orientada a los gustos occidentales.

A Hunan hay que asistir con una actitud indulgente, el paladar dispuesto y los sentidos expuestos. Luego de casi treinta años de operación, se le reverencia como a un clásico en San Angel y Lomas. Sus salones son suntuosos, cómodos, enormes. La lista de vinos ambiciosa y agresiva en precios.

HUNAN camarones tangy -2.jpg

La aventura gastronómica en Hunan transita a través de un centenar de propuestas. Hay que compartir todo al centro. El origen del concepto culinario de Hunan es la alta gastronomía china, según se presentan, pero el desarrollo personal de éste abunda en innovaciones y creatividad.  Hay entradas clásicas, como las costillitas de puerco agridulces, ricas pero innecesarias en la carta, o los rollos primavera rellenos de verdura y hongos chinos. Están también los tacos de lechuga, con pollo salteado con verduras, y los deliciosos cuadritos de camarón tostado.

HUNAN 4.jpg

Los sabores de la cocina de Hunan exhiben una permanente búsqueda del equilibrio. La discreción en los aromas, los sabores, y las dimensiones son evidentes en los resultados. La sopa Hunan hot and sour es una muestra.

 

HUNAN pato cantones -1.jpg

Hay más de 20 especialidades y otras tantas secciones dedicadas a mariscos, aves, y carnes. Lejos del exquisito pato Pekín, jugoso y siempre demandado, el resto de las aportaciones del menú que conozco son muy sabrosas. El Hunan beef está preparado a base de jugosas láminas de filete salteadas y doradas en una salsa ligeramente picante y dulce. Recomiendo particularmente los camarones gigantes con nuez acaramelada y salsa especial James Huang. Degusta el pollo spicy and tangy, partido en rebanadas muy delgadas y acompañado de verduras en tiras delgadas y una salsa apenas picante. Las tapas de merengue rellenas de helado de vainilla y códices de fresas son una fiesta digna de un final de película. Es rico.

 

Pedro Luis Ogazón 102, Guadalupe Inn.  T. 5661 6414 / 5661 9415

http://www.hunan.com.mx