79311490_steak-cut-on-board-large (1)

Foto Martin Poole

Fue en el Lookout de Hyde Park en Londres. Un argentino, Brett Duarte chef del Gaucho; George McCartney descendiente de la quinta generación de los carniceros  de McCartneys of Moira y Franck Ribière, autor del documental “Steak (r) evolution”.

La justa tiene su parte interesante, aunque de inicio es absurdo, que solamente tres pitufos puedan elegir a lo “mejor del mundo”. En fín. Cada concursante entregaba tres muestras de su corte: una cruda, una cocinada y la tercera cocinada pero rebanada en tiras de 2cm.  Sirloin solamente. Fue “tasting” a ciegas sin saber la procedencia ni la alimentación del ganado.

Carne a las hierbas 2

Vista, color, marmoleo, tamaño, aroma, tacto, y sabor, entre los efectos a observar. Había que cocinarlos a un perfecto término medio y la calificación arrojaba resultados según: suavidad, jugo, sabor y tamaño.  La sal se prohibió durante el cocimiento al igual que cualquier tipo se sazonador. Sólo músculos desnudos.

Al final del día ganó una cruza de wagyu y angus, (o sea que en México, alguien podría concursar, aunque en mundo si le llaman cruza y aquí lo refieren como wagyu. ¡ERROR GARRAFAL!) del Rancho Willow Tree.

Segundo: Branded Bee Brisbane . Una cruza de wagyu de 24 meses, alimentada con pastura y grano.

Tercero: Whyalla Farm, Queensland, Nueva Zelanda. Black Angus de 22 meses, alimentada con grano.

blackmore