CAFE CASA OAXACA anafre -7

Si me preguntan, a dónde gozo más, cuando como en Oaxaca,  recomiendo este sitio. Yo sé que todos los chef de pedigree dicen que una jornada gastronómica hay que iniciarla en los mercados, pero ninguno de esos sitios es tan cómodo como este lugar, y a mí me gusta la comodidad y el servicio atento.

Alejandro Ruiz encabeza un movimiento que promueve la producción de alimentos orgánicos para lograr comunidades sustentables. Es un diseño económico-culinario-social que simplemente apuesta a explotar lo propio y hacer bien a los demás. Aunque el proyecto tiene poco tiempo, los productos ya llegan a sus cocinas y mucho de lo que pruebes en el Café será resultado de su experiencia, sus investigaciones y sus propios procesos de producción. Todo el maíz viene de éste ejercicio, por ejemplo.

ALEX RUIZ -3

Está ubicado en la colonia Reforma, “es nuestra versión oaxaqueña de la Condesa”, dice el chef Alejandro Ruiz. Este sí es un negocio totalmente de la familia. Tanto en Casa Oaxaca, como en el Hotel Casa Oaxaca, el chef participa en el negocio junto con sus socios alemanes, pero en el Café, Ruiz es chef propietario.

El lugar es un patio bien acondicionado con corredores trazados en cuadro sobre los que se estaciona la cocina y la capitanía de las mayoras. No hay lujos pero hay estilo. El patio se deja cubrir de mesas y el aspecto general es festivo, cómodo e informal.

CAFE CASA OAXACA enchiladas de mole -4

EL menú puede agradar a cualquiera. Recibe muy poco turismo y concentra realmente a la gente de la ciudad, la que gusta de la cocina tradicional, de muy buena calidad, y un gusto justo, además del precio. Casa Oaxaca Café ha llegado a establecerse en la localidad desbancando a otros negocios que juegan en ligas menores y ofrecen un menú similar, el resultado es admirable: siempre está lleno.

CAFE CASA OAXACA desayuno -6

“Por las mañanas ofrecemos desayunos oaxaqueños, con chilaquiles y tasajo, memelitas, chocolate de agua, pan de natas o de zanahoria y otras cosas que comemos aquí en Oaxaca”, dice Ruiz. Imagínese una mayora echando tortillas y tlayudas, rellenando quesadillas y coordinando la zona de masa con una cadencia perfecta. De la cocina salen moles, enfrijoladas, chilaquiles de frijol y una serie de platillos impecablemente bien ejecutados.

Cafe Oaxaca 2 -1

A medio dia la carta se sofistica. “De lo oaxaqueño” elija la botana con cecina, tasajo, quesillo, memelas, chapulines, chicharrón y otras delicias, todo esto acompañado de gordas tiradas a mano calientitas, las mismas que se reponen rápido. Luego los moles, el amarillo, el verde con espinazo, el negro con pierna y muslo, y el alcaparrado con lengua de res. Estos platos, combinados con una sopa de frijolón con hierba de conejo, aguacate y queso, despliegan un arcoíris de exquisitas tonalidades y componen un marco gastronómico de extraordinaria riqueza cultural.

CAFE CASA OAXACA chile de agua -5

Alejandro Ruiz diseñó un menú para todos los gustos. Cabe señalar, su pericia en la cocina provoca que platos tradicionales de otras cocinas como podrían ser una lasagna bolognesa, o una pasta con mariscos, reciban un toque de aromas, texturas, ungüentos y otras cosas como solo puede dictarlo su experiencia en los fogones.  Pues todo esto, y unos mezcalitos, constituyen mi lugar favorito en Oaxaca.

Alexa Muñiz