amy schumer.jpg

Amy Schumer para Pirelli

 

Una “organización” llamada Overweight Haters LTD está provocando revuelo en redes sociales y el metro de Londres. A dos mujeres ya confirmadas y varios otros pasajeros con sobrepeso se les ha entregado una nota que dice: “¡Estás gordo!

commuters-board-an-underground-train-at-kings-cross-st-pancras-station-in-london_5474208.jpg

Foto L’Express

La tarjeta lleva un mensaje al reverso que dice:

“Nuestra organización odia y desprecia a la gente gorda. Rechazamos la enorme cantidad de recursos alimenticios que consumes mientras la mitad del mundo muere de hambre. No estamos de acuerdo en que desperdicies el dinero en nutrir tu egoísta actitud.

Y no entendemos cómo no te das cuenta de que al comer menos te sentirías mejor, más delgado, feliz y quizá encontrarías un compañero que no sea un pervertido amante de gordos, o quizá hasta encontraras a una pareja normal.

También objetamos que a los hermosos puerquitos se les utilice como una imagen para insultar. Eres un ser humano muy gordo y feo”

overweighthatersltd_1.jpgCommuters_at_Earls_Court_underground_station__awaiting_the_arriv.jpg

Testigos de la entrega de estos mensajes, afirman haber visto a las mujeres gordas “violentadas”, romper en llanto. La policía busca a los responsables pero no hay duda de que dentro de todo el mal que hayan podido hacer, hay una reflexión positiva que puede salir de todo esto, y de la que muchos, como quien redacta, al igual que millones de otros gordos mexicanos podríamos tomar en cuenta.

Cierto, hay formas más agradables de ser advertido de un error, un padecimiento tan “a la vista”, pero a veces la mano blanda no ayuda tampoco. La obesidad en México, como bien se sabe, es una enfermedad que causa graves estragos en la población.

Mientras tanto la exitosa comediante Amy Schumer posa casi desnuda, exhibiendo sus llantitas para un calendario de Pirelli que causa euforia proponiéndose romper los conceptos de belleza establecidos y revalorando a la mujer en una forma artística. La fotógrafa lleva décadas tomando shots de gente famosa.

Escribe Alexa Muñiz